0
Última actualización 19.04.2024
Una lista basada en las ofertas de usuarios seleccionadas con mayor frecuencia en el último mes!
1
50 - 750 €
máximo primer préstamo
61- 90 días
plazo
Solicitar
2
50 - 300 €
máximo primer préstamo
7 - 30 días
plazo
Solicitar
3
100 - 1 000 €
máximo primer préstamo
91 - 120 días
plazo
Solicitar
4
100 - 1 500 €
máximo primer préstamo
91 - 120 días
plazo
Solicitar
5
300 - 600 €
máximo primer préstamo
1 - 2 meses
plazo
Solicitar
6
oferta de MoneyMan
100 - 300 €
máximo primer préstamo
5 - 30 días
plazo
Solicitar
7
100 - 10 000 €
máximo primer préstamo
3 - 60 meses
plazo
Solicitar
8
100 - 1 000 €
máximo primer préstamo
61 - 90 días
plazo
Solicitar
9
100 - 5 000 €
máximo primer préstamo
6 - 60 meses
plazo
Solicitar
10
oferta de Crezu
100 - 10 000 €
máximo primer préstamo
61 - 90 días
plazo
Solicitar

Si deseas solicitar un préstamo personal, es necesario que conozcas los conceptos fundamentales que tienen que ver con este ámbito. Por eso hoy queremos explicarte de manera sencilla y clara lo que significa un prestamista y un prestatario.

Importancia de reconocer el prestamista y el prestatario

Estas dos figuras son las que llevan a cabo toda la operación crediticia, por eso hoy vamos a contarte sus características principales y también sus diferencias.

Es importante aclararlo porque muchas personas los confunden. Así que antes de pedir un préstamo a plazos o cualquier otro tipo de préstamo, debes conocer quiénes son estas dos figuras, sus características, obligaciones y derechos. 

¿Qué es un prestamista?

El prestamista es la persona física o jurídica encargada de conceder el préstamo en el acto a cambio de recibir algún tipo de interés. Los intereses se determinan de forma general, tomando en cuenta el nivel de riesgo de la operación. Es decir que, si se le otorga financiamiento a una persona solvente, los intereses pueden ser menos que en el caso de otorgarlo a una persona en alguna lista de impago. 

¿Qué es un prestatario?

El prestatario es la persona física o jurídica que recibe el dinero en forma de préstamo asumiendo el compromiso de devolverlo según se haya pactado en un contrato previamente firmado. En dicho contrato se deben incluir las cuotas de pago y los plazos fijados con sus respectivos intereses y comisiones.

El prestamista es la persona o entidad financiera que otorga el dinero y el prestatario es quien lo recibe y  debe reembolsar junto con los intereses y las condiciones pautadas en el contrato.

Tipos de prestamista y prestatario 

ahora que hemos dejado claro ambos conceptos vamos a explicarte los tipos de prestamista y prestatario que existen:

Prestamistas

Un prestamista serio como bien sabes, puede ser una persona física o persona jurídica. Dentro de este concepto encontramos los siguientes tipos:

  • Prestamistas que trabajan por cuenta propia: estos son personas físicas que trabajan de forma particular. Es decir, prestan dinero por iniciativa propia con el objetivo de recibir beneficios a cambio. El préstamo de capital privado puede provenir de sus ahorros o de cualquier otro medio, y puede utilizarlo como objeto de préstamo y sacar provecho de los intereses. Los prestamistas particulares serios tienden a tener tasas de interés elevadas y operan sin ningún tipo de regulación. Por lo tanto, debes tener cuidado al acudir a este tipo de créditos ya que podrías caer en operaciones fraudulentas. 
  • Los EFC: estos son los Establecimientos Financieros de Crédito, que son entidades acreditadas que llevan a cabo operaciones de préstamos rápidos supervisados por el Banco de España. Cuentan con servicios fiables y rápidos, pero los costes suelen ser elevados debido al riesgo que asume como prestamista. 
  • Lending online: estas entidades se especializan en otorgar préstamos inmediatos por internet. Su atractivo es que tienen condiciones más flexibles que la de los bancos, con el mínimo de requisitos y tiempo de espera corto. Con este tipo de entidades es posible incluso conseguir préstamos en ASNEF, cosa imposible por la banca tradicional. Difiere del crowdlending.
  • Bancos privados: son entidades bancarias privadas que otorgan créditos a clientes y no clientes, siempre y cuando cumplan con ciertas condiciones. Los requisitos suelen ser muchos, como avales y garantías. El tiempo de espera también puede demorar.
  • Banca pública: son entidades bancarias que operan al servicio del gobierno. Una de ellas, por ejemplo, es el Instituto de Crédito Oficial (ICO), un Banco de España que otorga préstamos para realizar inversiones o inyectar liquidez a empresas. 

Prestatarios

El prestatario también puede ser una persona física o jurídica. Un prestatario puede solicitar un préstamo con garantía hipotecaria para realizar una reforma a su vivienda, o puede ser una empresa privada que necesita una línea de crédito para tener liquidez al momento de necesitarlo. 

Un prestatario puede conseguir financiamiento para adquirir un coche o comprar un electrodoméstico. Es posible que solicite también un minicrédito online para cubrir cualquier necesidad pequeña. 

Relación entre un prestatario y prestamista

Teniendo presente que el prestamista es quien otorga el dinero y el prestatario quien lo recibe, ambos están sujetos a una relación de contrato. Este documento debe comprender las condiciones del crédito para que ambas partes estén conscientes de lo que implica. 

El contrato es un documento de mucha importancia, no solo es una prueba del acuerdo entre ambas partes, sino que es una garantía de que tanto el prestamista como el prestatario se han comprometido a cumplir con ciertos requisitos del financiamiento. Estos requisitos son las cuotas, plazos de devolución, comisiones, intereses y todo lo que esté vinculado al préstamo. 

¿Cuáles son los derechos y obligaciones del prestatario?

En el contrato también se exponen los derechos y obligaciones del prestatario en la operación crediticia. Estos son los siguientes:

  • Derecho a recibir el dinero en el tiempo acordado. 
  • Derecho a consultar y verificar las deudas que tenga en entidades financieras.  
  • Debe recibir también los documentos relacionados al contrato, la liquidación y los comprobantes de pago. 
  • Derecho a pagar de forma anticipada y pagar los intereses que se acumularon solo dentro del plazo que se disfrutó del crédito. 
  • Tiene derecho de anular el contrato en un plazo de 14 días que se cuentan desde el día en que hizo la solicitud. 
  • Tiene la obligación de hacer frente a las cuotas de pago, los intereses y comisiones dentro del plazo establecido. 

En el caso de los préstamos online, también existe un contrato. Solo que este se envía de forma digital, pero al igual que un contrato físico, requiere la firma del solicitante. Por lo tanto, si quieres solicitar un crédito por internet, debes recibir un contrato que debes leer detenidamente antes de firmarlo, y asegurarte de entender todos los conceptos. 

Ese contrato digital también compromete tanto al prestamista como al prestatario a que cumpla con sus obligaciones correspondientes. Igualmente les da la garantía de hacer valer sus derechos. 

Preguntas frecuentes 

¿Quién regula las entidades de créditos online?

Estas entidades no están supervisadas por el Banco de España a diferencia de los EFC. Sino que están reguladas por la ley 2 de 2009 del 32 de marzo, garantizando la seguridad y protección de los datos de todos los usuarios.

¿Cómo saber cuándo un prestamista por internet es falso?

Asegúrate que la entidad esté sujeta a algún tipo de regulación y analiza y compara las condiciones del préstamo con otras entidades. Si la oferta te parece que es demasiado beneficiosa comparada con el resto, posiblemente se trate de una trampa. 

¿Dónde puedo pedir un préstamo seguro?

Debes tener en cuenta si la entidad crediticia práctica el responsible lending, ya que esto indica que trabaja de forma ética, transparente y responsable. Entidades que trabajan vinculadas al Fintech son altamente recomendadas, ya que permite reducir el fraude hasta un 80%.

¿Para qué sirve un contrato de préstamos entre particulares?

Es muy útil para ayudar a aclarar cualquier conflicto legal que pueda surgir, además de generar confianza y dejar de forma escrita la forma en que se desarrollara el contrato.

5/5 - (Numero de votos: 1)
Autor del artículo
Foto del avatar
Luisa Maria Lugo Blanco
Otras publicaciones del autor
Soy una joven emprendedora que ama leer y escribir ✏️ Mi lema es: el conocimiento nunca es suficiente, así que me esmero por aprender cada día más, lo que me permite estar al día con lo necesario para dar lo máximo en mi trabajo, trabajo que ha transformado mi vida, llegando a ser todo para mí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *